lunes, 31 de diciembre de 2012

2012: año de hitos personales

Este año fue un año de poca teoría y mucha praxis, muchos eventos, muchos hitos. Más allá de generalizar, como hice el año pasado, me pasearé por ellos, a modo de introspección y con ánimos de compartir la gratitud que esta vuelta alrededor del Sol me ha dejado.

Enero: una visita especial

He mencionado que viví tres años en La Azulita, estado Mérida. Fue hace tiempo, sin embargo, la experiencia allá vivida es inolvidable: la gente, y el contacto con la naturaleza. A finales del año pasado tenía unas ganas inmensas de visitar el pueblito, al que recurro con cierta frecuencia, como quien atiende a un santuario personal. Me encontré con unos pocos amigos, y esta vez, conocí lugares que no había visitado allá, como una agradable estancia donde se toma buen vino artesanal y las Cuevas del Pirata. También hice algo que nunca había hecho allá: astrofotografía, aunque lamentablemente estaba muy nublado, pero aún así se logran conseguir buenas imágenes.








La Luna entre las nubes. 8 seg de exposición
Fue en ese viaje que me tomé la foto que sería mi imagen en las redes sociales durante la mayor parte del año:

Un poco de rock'n'roll

A mediados de febrero un viejo amigo me propuso que tomara su lugar en un grupo que toca rock de los años '60, '70 y '80. Mi especialidad es la música académica (o "clásica"), cuando fui al primer ensayo estaba un poco tímida, pero aprendí unos temas, y me di cuenta de que sería una experiencia enriquecedora. A través de ensayos constantes, estudio de nuevos estilos y algunos tutoriales de YouTube, he logrado hacer un trabajo decente. Nuestro estreno con los integrantes actuales fue apenas en septiembre. Ha sido grato compartir con las personas de este grupo, la mayoría de ellos bastante entrados en años, y me da gusto poder expandir mis horizontes musicales y profesionales.



El tránsito de Venus


El Tránsito del planeta Venus es un suceso excepcional, y ninguno de nosotros tendrá la oportunidad de volverlo a presenciar. Un tránsito ocurre básicamente, cuando un cuerpo celeste ofusca a otro, obstruyendo parcial o totalmente su visión. En el caso del Tránsito de Venus del 5 de junio del presente año, nuestro país no fue muy afortunado, puesto que el evento comenzó aproximadamente a las 17:37 Hora Local de Venezuela, y para entonces el Sol ya estaba cerca de ocultarse, por lo cual solo pudimos apreciar más o menos una hora del fenómeno.

Tuve la oportunidad de viajar con mis compañeros del Grupo Astronómico del Zulia, asociación a la que pertenezco desde 2009. Decidimos ir a presenciar este evento en la Península de Paraguaná. Esto por dos razones referidas a la visibilidad: en primer lugar, Maracaibo es una ciudad sumamente húmeda donde por lo general hay alta nubosidad, por lo cual un lugar cercano al mar abierto implicaría menos riesgos en este sentido; y en segundo lugar, como el Sol estaría tan cerca del horizonte, tendríamos muchos obstáculos para ver en una ciudad (edificios, árboles, etc). El lugar era perfecto, podía verse claramente hacia el oeste sobre el mar. Vimos el Sol hasta el último minuto, y al final, podía apreciarse al planeta Venus a simple vista. Una experiencia astronómica inolvidable.

Tránsito de Venus, proyectado
El Sol ocultándose en el horizonte puntofijense
Miembros de Grupo Astronómico del Zulia, con una proyección del tránsito en streaming.
Conocer el potencial de tus piernas

En el mes de septiembre, me inscribí en la Media Maratón de Maracaibo. Ya reseñé esta experiencia en el blog. Me limitaré a una autocita:
Yo jamás había hecho ni siquiera una carrera de 10 Km, de ahí que quisiera sólo atravesar el Lago. Fue grande entrar al Puente, que inevitablemente se hizo más largo de lo normal. Pasarlo, más allá del cansancio, más allá de la falta de hidratación que sufrimos, fue una gran experiencia, hasta cierto punto, una experiencia estética. El atardecer caía sobre Maracaibo, y a pesar de la mucha nubosidad pudimos apreciar sus colores hermosos sobre aquella inmensa ciudad. Hacia atrás se veía el camino recorrido, con el nacimiento de la oscuridad de fondo, y a los lados, solo aquel inmenso Lago, perdiéndose en ambos horizontes. La falta de agua hizo que de aquel camino me quedara un sabor a sal. Luego de pasar las pilas, en la bajada recuperamos el aliento.
(...)
Estuve moviendo las piernas por aproximadamente 3 horas y 25 minutos. Mucho tiempo. Cuando llegué no quería dar un paso más y ni siquiera tenía hambre, pero luego de sentarme un rato recobré el aliento y me sentí satisfecha de aquella experiencia.
Este evento estuvo muy relacionado con el que reseñaré a continuación.


Codeándonos en un Mundial

Este evento merecía una entrada propia. Pero nunca me decidí a escribirla. Aparte de que cuando todo acabó estuve limitada de tiempo. Pocas veces he sentido en mi corta vida que he alcanzado de una u otra forma, un punto de plenitud. Puedo decir que en este momento estoy en uno de esos puntos. Tengo muchos proyectos, muchas cosas que desear, sin embargo, en cierto modo me siento realizada. Dicho sentimiento se debe a un acontecimiento que constituyó el centro de mis experiencias en esta vuelta alrededor del Sol: el 4to Campeonato Mundial de Choy Lee Fut de la Familia Chan, celebrado en Santiago de Chile los días 5, 6 y 7 de octubre de este año. Casualmente, en octubre cumplí 5 años practicando kungfu.


Ya hace más de dos meses que fue el campeonato. El trabajo realizado ha dejado una profunda huella en mi persona en todos los niveles. Resumiendo en una sola frase: en enero de 2012 yo era una persona, en diciembre, soy otra. Así de simple. Nunca antes me había concentrado tanto en una meta. O al menos no lo había sentido de un modo tan intenso. Puede ser una experiencia dura en muchos momentos, pero al final, viendo las cosas en retrospectiva, la sensación es indescriptible.

Recuerdo cuando a principios de año, nos reunimos, y nos fue informado quiénes seríamos los que íbamos a representar a la Escuela. Y no solo a la Escuela, sino al país. Haber sido nombrada me hizo sentir orgullosa, pero a la vez comprometida de estar en semejante responsabilidad. Sé que no fui seleccionada por poseer talentos especiales, solamente una cosa me ha llevado al lugar en el que estoy: la constancia. Muchas personas pudieron haber hecho mejores cosas que yo, pero decidieron no hacerlas, por una u otra causa. Sin embargo yo estuve siempre allí, y logré ser parte de este selecto grupo. Pero apenas era el principio.

En el primero de los entrenamientos especiales tuve que parar porque sentía náuseas. Los primeros meses entrenaba por mi cuenta en el patio de la casa. Hacía los entrenamientos físicos y las formas, a veces sacrificando mis estudios musicales. Todo en un comienzo era optimismo y ganas. Algo de cansancio también. Sin embargo, en ese entonces era un trabajo muy solitario.

En el mes de mayo tuve una crisis increíble. En primer lugar, organizamos un torneo regional, y no hice un buen papel, al menos no un papel destacado, entonces, ¿qué podría ser de mí en una competencia mundial? Además de ello, en aquél evento hubo roces personales que hicieron que el equipo se desarticulara un poco. Después, se hizo una prueba física en la que obtuve resultados deficientes, así como un chequeo en el cual no me fue muy bien, pero al que confieso que fui ya desanimada por todo lo anterior. Estos eventos me llevaron a escribir un post bastante pesimista sobre mi vida deportiva, y me preguntaba si aquel esfuerzo había valido la pena. Afortunadamente, mi conclusión fue que todo lo hecho hasta ahora sí había valido la pena, pero sencillamente, todavía no era suficiente. Sentía que el tiempo se acababa. Aparte de ello, junio y julio son meses de mucho trabajo (en un sentido estrictamente laboral), pues se hacen siempre muchas actividades por el cierre del período académico, y esto hizo que el tiempo dedicado a entrenar decayera forzosamente.

A finales de julio tuve la fortuna de iniciar un entrenamiento aparte, en un gimnasio, basado sobre todo en el desarrollo de la fuerza y la capacidad cardiovascular. Durante los siguientes meses, y hasta el viaje, pasaba aproximadamente la mitad de los días entrenando. En este lugar conseguí satisfacciones inesperadas e increíbles, y mi nivel subió notoriamente, así como mi entusiasmo. De no haber ido allí, no me habría inscrito en la Media Maratón, y probablemente hasta hubiera desistido de ir al Mundial. Pero no fue así.

El viaje a Santiago comenzó con gran confianza, y puedo decir que aunque no gané, salí de la alfombra orgullosa de lo que hice. Nuestro equipo logró trece medallas. Yo no subí al podio, pero logré dos cuartos lugares bien peleados. Aparte de eso, conocimos nuevos lugares (aunque yo ya había visitado Santiago anteriormente), nuevas personas y se fortalecieron lazos de amistad.

Nuestra selección, en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía

Haciendo la forma manos vacías
Nuestra selección luego de que finalizara el Campeonato
En el Museo de Historia Nacional de Santiago. Recorriendo el casco histórico.

En los meses de noviembre y diciembre lo que he hecho es tocar mucho, y agarrar una de las gripes más desgraciadas que he tenido. Este año he descubierto que vivo como me da la gana. Con una situación político económica muy desfavorable alrededor, aún no con muchos ingresos, pero sí haciendo lo que quiero, y así voy a seguir. El recuento del blog como tal, lo hice aparte.

Espero que ustedes también puedan vivir cada día un poco más parecido a como quieren vivir. ¡Feliz año 2013 a todos!

--
Recibe las entradas en tu correo electrónico:
Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

sábado, 29 de diciembre de 2012

2012 en el blog

Este año ha sido un año de sorpresas para el blog. Escribí prácticamente todo lo que se me ocurrió, y "pegué" entradas que no esperaba que fuesen tan leídas. Escribí cosas importantes para mí personalmente, dí opiniones sobre noticias, me contactaron para entrevistarme, en fin, fue un año muy satisfactorio, y logré mantener la barrera de las visitas siempre por encima de las mil al mes. Para algunos será triste, pero para mí no lo es, y espero el próximo año lograr que este sitio siga creciendo. Ya estoy cerca del umbral de las cien entradas publicadas, y de los cien likes en Facebook.

Este año siento que tengo que dar múltiples agradecimientos. En esta web no se tiene un lugar, así sea pequeño, si no es por la colaboración mutua, y han sido muchos los que me han dado un empujón. Voy por orden cronológico.

  • A Enmanuel Villalobos, quien me contactó para entrevistarme por mi salida de la religión católica. El post publicado en referencia a esta entrevista fue uno de los más visitados, así mismo, fue referenciada en un importante diario regional, y como me diría un amigo por ahí: eso puede convertirme en una referencia del movimiento ateo a nivel del estado.
  • A la bloguera Yael Farache, quien a pesar de su alta popularidad y con toda su controversia, se dedica a compartir enlaces que considera interesantes, entre ellos estuvieron dos entradas de mi blog, lo cual atrajo muchas visitas y nuevos seguidores. Más gente con quien compartir.
  • A todos los blogueros venezolanos que han sido recíprocos en el compartir entre mi blog y los suyos, sea a través de las redes sociales o a través de sus referencias en artículos y blogrolls, entre ellos, Rubén Rojas Gratz, Jesús Guevara y John Manuel Silva.

Ya que fuimos agradecidos, hagamos un pequeño recuento de lo que fue este año para el blog. Los temas más vistos fueron el ateísmo, la política venezolana, los derechos LGBT y la música. Inauguré dos "series" (por así decirlo) y espero seguirlas desarrollando. Ellas son: vacaciones libreras y cuentos de sermón.

En cuanto a las entradas más visitadas, hubo ciertas sorpresas. Acá en top 10 de 2012:


  1. ¿El homosexual nace o se hace? Es irrelevante. Esta entrada se convirtió en la más visitada de todo el blog en cuestión de pocos días. Fue altamente compartida y aún recibe muchas visitas gracias a las búsquedas referidas a la incógnita que contiene el título. Trata de cómo la respuesta es irrelevante para el tratamiento ético de las minorías sexuales.
  2. NO a la Ley Evangélica. Ésta sí que fue una sorpresa. Es una entrada redactada desde un artículo que rondó por las redes ateas, y que fue reseñada por varios blogueros. Cabe destacar que es una de las entradas más comentadas del blog. Menos mal, esa Ley no se ha aprobado.
  3. Mayor que, menor que. Este escrito es uno de mis favoritos, y fue muy grato que fuera visto tantas veces. Trata sobre el asunto de las mayorías y las minorías y de cómo no se puede hacer ética a partir de este hecho. Es también el único post del blog que tiene un "+3" en el botón de Google.
  4. Socialismo homofóbico. También fue una sorpresa. Fue una entrada que escribí, como dicen, muy a los trancazos, sobre la contradicción inherente al discurso socialistoide de los políticos del actual gobierno venezolano y su repudio constante a los homosexuales.
  5. La inspiración no existe. Esta entrada es también de mis favoritas. Habla sobre la creatividad y la realización del arte, partiendo de la frase de un querido profesor.
  6. Ser músico... y ateo. Esta entrada es hasta cierto punto, graciosa. Combina dos de los tópicos más relevantes tratados en este blog, y habla sobre mi experiencia en cuanto a que la religión siempre está metida en mi trabajo, aún cuando yo no la practique y sea una no creyente declarada.
  7. Somos polvo... de estrellas. Esta fue quizás la más grande sorpresa, puesto que la entrada como tal, está constituida por una cita y no por una idea original. La cita es de Carl Sagan, y la publiqué aprovechando la celebración católica del Miércoles de Ceniza. Esta frase es una de mis favoritas, y una de las que más lúcida y sintéticamente, establece una filosofía de conexión cósmica.
  8. Metáforas que favorecen al deísmo. Mi post favorito de todo el año. Es grato que haya logrado estar en esta lista. Lo escribí como respuesta a un debate con un amigo alrededor de un documental, y del creacionismo, y habla sobre cómo nuestro lenguaje presupone a dios en muchos sentidos, lo cual hace que nuestro pensamiento esté condicionado a ello.
  9. Del catolicismo al ateísmo: entrevista de @enjovior. Cuando fui contactada para ser entrevistada por atea, me dio mucha emoción. Me di cuenta de que el trabajo que he publicado en este espacio ha tenido trascendencia. Ya mencioné al autor en los agradecimientos. Los temas tratados fueron múltiples, entre ellos mi cambio de credo, mis creencias actuales, la respuesta de la sociedad a este cambio y algunas ideas planteadas en el blog.
  10. Nietzsche contra el cristianismo. Otra sorpresa. Esta entrada formó parte de la serie "vacaciones libreras" y es una referencia a una obra del filósofo. Parece que mis referencias a libros han tenido cierto éxito así que trataré de hacerlas más seguido.

Como pueden ver, las entradas más visitadas son de principios de año. Las que he publicado recientemente no han sido muy vistas, pero hay que darles chance todavía, muchas de las lecturas ocurren mucho después de la publicación.

Una cosa es lo que la gente lee, y otra muy diferente lo que yo más he disfrutado escribir. Por eso también quiero compartir una lista de mis entradas favoritas, algunas más visitadas que otras. Traté de colocar las que más me gustan de primeras, pero no se tomen el orden tan literalmente.

  1. Metáforas que favorecen al deísmo.
  2. Desprendimientos. Un pequeño ensayo entre dos visiones totalmente opuestas del arte, y una experiencia personal.
  3. En lo que creo. Los ateos generalmente hablamos de no creer. En esta entrada he recreado mi fe y los pilares fundamentales de mi pensamiento. Cabe destacar que recientemente descubrí la filosofía existencialista. Debió ser incluida allí.
  4. Mayor que, menor que.
  5. ¿El homosexual nace o se hace? Es irrelevante.
  6. Educación para la vida. Una de las entradas menos visitadas, para mi tristeza. Es una referencia a unas conferencias dictadas por tres grandes pensadores contemporáneos, entre ellos, Fritjof Capra, uno de los autores más influyentes en mi persona.
  7. Espacios. Un viejo poema que refleja el constante abandono de espacios a lo largo de mi vida.
  8. La inspiración no existe.
  9. Pasatiempos y responsabilidad. En un año que giró en torno a uno de mis pasatiempos (el kungfu), esbocé la importancia de darles a ellos la importancia y atención que merecen, pues nos hacen crecer como personas, a veces más que nuestra profesión.
  10. 21 Kms a pie: mi experiencia en la Media Maratón de Maracaibo. En el arranque de entusiasmo que ha caracterizado a los últimos cinco meses de este año, y a pesar de no ser corredora consagrada, asumí el reto de pasar el Puente sobre el Lago trotando, y más allá de eso, llegué a la meta. Una de las más gratas experiencias, descrita en esta entrada.
Para 2013 hay tengo varios borradores casi listos. Espero mejorar mi ritmo de publicación, y seguir reflexionando. ¡Feliz año a todos!

--
Recibe las entradas en tu correo electrónico:
Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

jueves, 20 de diciembre de 2012

Cuentos de sermón II: La propiedad sobre el cuerpo

En estos días la gente se casa mucho. No sé por qué prefieren estas fechas. Los aguinaldos dicen por ahí. He tocado en varios matrimonios. Los sermones de los matrimonios son bastante particulares, siempre se tratan del amor verdadero, del amor ante dios, de la familia ideal, etcétera. Lo irónico es que los sacerdotes no deben ser los más doctos en eso de relaciones de pareja, pero como les encanta opinar.

El cuento del que hablaré hoy lo escuché de la boca de un pastor cristiano evangélico, que en ese momento trataba el tema de la propiedad en el matrimonio. Decía que en el matrimonio lo "mío" y lo "tuyo" dejan de existir, y todo pasa a ser "nuestro". Es una afirmación que no sorprende, siendo que legalmente es más o menos así la cosa también, pero éste llegó más lejos diciendo que incluso el cuerpo del cónyuge ya no le pertenecía, sino que "pertenecía a ambos".

Una afirmación retorcida como esta puede servir de argumento a tantos actos atroces como puedan imaginarse. Esta gente habla sin reparar en las implicaciones. Supongo que con esta expresión, el señor quiso hacer alusión a uno de los pilares del matrimonio (religioso y civil): la fidelidad sexual, y el hecho de que una vez estás casado, se supone que no puedes "hacer con tu cuerpo" lo que quieras o "entregar tu cuerpo" a nadie más. Esto por supuesto no se cumple, pero si el adulterio llega a ser comprobado es pie para la disolución de la institución matrimonial en cualquier caso.

Pero más allá de eso, si tu cuerpo ya no te pertenece, sino que pertenece a ambos, quiere decir que hay otras decisiones en las que la pareja también tiene poder. Supongo entonces que cualquier modificación corporal que quiera hacerse por voluntad propia tiene que ser consultada con la pareja: operaciones estéticas, tatuajes, piercings. Y viendo la otra cara del asunto, y a discreción de interpretaciones individuales, se podría pensar que se tiene derecho a la imposición de cualquiera de estas prácticas al cuerpo de la pareja. Si vamos más lejos, hasta podría justificarse el sexo forzado. De este pensamiento pueden surgir las prohibiciones del tipo "no te hagas tatuajes porque a mí no me gustan", "si te cortas el cabello, terminamos" o quizás las peticiones del tipo "hazte las tetas, yo te las pago".

Por eso, estas afirmaciones son tan peligrosas. El cuerpo de cada quien es un bien intransferible, y cada quien es dueño único y exclusivo del suyo propio, y toma las decisiones pertinentes respecto a qué hacer con él. Nadie, ni un familiar, ni un amigo, ni nuestra pareja, tienen derecho a tomar dichas decisiones por nosotros.
--
Más cuentos de sermón.

--
Recibe las entradas en tu correo electrónico:
Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

martes, 18 de diciembre de 2012

Cuentos de sermón I: Una historia mal contada

Como he mencionado anteriormente, en mi trabajo me veo obligada a asistir a misas y actos religiosos, sobre todo, católicos. Cuando yo estoy en una misa me siento cual antropólogo en una etnia ajena (ni tan ajena), y me gusta observar el ritual, el cual ya me sé de memoria, y por supuesto la parte más interesante, por ser todo el tiempo diferente, es el sermón del cura, ese que viene luego de la lectura del Evangelio. Cualquier clase de cosas se escuchan en boca de los sacerdotes, cualquier cantidad de datos falsos, visiones muy retorcidas de la historia y de la realidad, mentiras y afirmaciones seductoras para mantener al público creyente, fanático y no tanto. Dependiendo de cuál sea el motivo de la Eucaristía. Hace pocos días asistí a una, para tocar, no diré la iglesia, no diré el nombre del cura, solo diré que la cantidad de cosas que dijo finalmente me convencieron de inaugurar una sección en mi blog para hablar de los susodichos cuentos de sermón.

Esta sección estará numerada, todos los posts tendrán el mismo título, pero las entregas serán esporádicas, por supuesto, después que haya escuchado un sermón que me motive lo suficiente.

Así es que comencemos con el sermón de aquel día. El sacerdote hizo tres afirmaciones que me dejaron atónita, y realmente me pregunté si fui yo la única indignada de la asamblea. Dichas afirmaciones fueron:
  1. Que el cristianismo era la doctrina que había comenzado y había llevado a cabo afanosamente la lucha por la igualdad de géneros.
  2. Que el cristianismo era la institución que más aportes había hecho a la cultura occidental en toda su historia.
  3. Que gracias al cristianismo existían los Derechos Humanos.
Vamos por partes.

Hasta donde sé, la lucha por la igualdad de géneros es un movimiento muchísimo más reciente que la Iglesia Católica como institución, y poco ha tenido que ver con ella. En primer lugar, cómo va a ser un ente luchador en este aspecto una institución altamente paternalista y machista, en la cual quienes toman las decisiones son hombres; y una religión en la cual el ser supremo es un hombre, el Mesías es un hombre, y la única deidad femenina resulta ser una Virgen. La lucha por dicha equidad ha sido protagonizada por mujeres, que ya no quisieron vivir bajo el yugo masculino, en todos los aspectos de la vida, y esa lucha ha sido principalmente laica, y en muchísimos casos, rebelándose contra las principales religiones del mundo (lo cual incluye a la cristiana). Este sacerdote se llenaba la boca por supuesto, diciendo que hay otras religiones en el mundo, como el judaísmo o el islam, en las cuales la mujer es denigrada. Claro, en esta época es fácil decir que en la Iglesia Católica hombres y mujeres "son iguales".

Si bien es cierto que en la institución católica existen tanto hombres como mujeres, y que se pide de ellos los mismos sacrificios carnales; si bien la estructura familiar estándar y legal de esta religión es la monogamia (un hombre y una mujer); si bien en la asamblea católica no hay distinción por géneros (sólo por la excepción de que quienes la dirigen siempre son hombres); la religión católica, a través de la adoración de la Virgen, a través de la parábola de la prostituta perdonada, a través de la fábula de la tentación de Eva, se ha mostrado siempre a favor de la dominación masculina, y de la sumisión de la mujer.

Por otro lado me pregunto a qué llama este sacerdote "cultura", y es que, sin importar de a cuál concepto se adhiera, su afirmación es errada. Si tenemos en cuenta que la "cultura" es todo lo que hace el hombre, incluyendo sus costumbres, comportamientos y conocimientos, la Iglesia, o la "cultura católica" no viene a ser la más influyente en occidente. De hecho, la Iglesia ha tenido que adaptarse culturalmente a miles de realidades y absorber costumbres ajenas para poder sobrevivir como religión, desde su fundación, incluso. Esto hace que sea una doctrina sumamente heterogénea, que en los diferentes lugares tomó matices muy diferentes. La religión católica no alimentó a muchas culturas, sino al revés.

La cultura occidental es sumamente rica y sus influencias vienen de miles de pueblos que habitaron en la región europea en la Edad Antigua. No es solamente Grecia y Roma, como muchos quieren hacer ver. Aunque de Grecia y Roma vienen las estructuras sociales, políticas y económicas de la sociedad occidental de ahí en adelante. Sin embargo los demás pueblos (escandinavos, íberos, germanos, etcétera) dejaron su huella bien marcada en las regiones de por allá, en los idiomas, en las costumbres, en las artes, etcétera.

Si a aportes al conocimiento universal vamos, si a hablar de ciencia vamos, la Iglesia no sólo NO constituye un gran aportador, sino que durante diez siglos fue el más grande estorbo en el avance científico y tecnológico.

Por último, diré que los Derechos Humanos son un resultado de la sociedad moderna. Aunque el cristianismo defiende el precepto de que "todos los hombres son iguales ante los ojos de dios", con sus políticas históricas contradijeron mucho este pensamiento. La Iglesia siempre fue cómplice de la desigualdad social reinante desde su antigua existencia. Además, cometió miles de actos contra la dignidad humana, entre ellos torturas, violaciones, asesinatos, guerras, etcétera. El concepto de "derechos individuales" es mucho más actual que la Iglesia como institución, y en materia de libertades respecto al culto, al género y a la orientación sexual, por ejemplo, se han tenido que adecuar forzosamente al mundo contemporáneo. Aún hoy demuestran un gran recelo al respecto.


Cito a la Wikipedia (recomiendo la lectura de todo el artículo, está bastante completo):

Muchos filósofos e historiadores del Derecho consideran que no puede hablarse de derechos humanos hasta la modernidad en Occidente. Hasta entonces, las normas de la comunidad, concebidas en relación con el orden cósmico, no dejaban espacio para el ser humano como sujeto singular, concibiéndose el derecho primariamente como el orden objetivo de la sociedad. La sociedad estamental tenía su centro en grupos como la familia, el linaje o las corporaciones profesionales o laborales, lo que implica que no se concebían facultades propias del ser humano en cuanto que tal, facultades de exigir o reclamar algo. Por el contrario, todo poder atribuido al individuo derivaba de un doble status: el del sujeto en el seno de la familia y el de ésta en la sociedad. Fuera del status no había derechos. 
La existencia de los derechos subjetivos, tal y como se piensan en la actualidad, fue objeto de debate durante los siglos XVI, XVII y XVIII. Habitualmente se dice que los derechos humanos son producto de la afirmación progresiva de la individualidad y, de acuerdo con ello, que la idea de derechos del hombre apareció por primera vez durante la lucha burguesa contra el sistema del Antiguo Régimen. Siendo ésta la consideración más extendida, otros autores consideran que los derechos humanos son una constante en la Historia y hunden sus raíces en el mundo clásico.
--
Más cuentos de sermón.

--
Recibe las entradas en tu correo electrónico:
Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

jueves, 6 de diciembre de 2012

A propósito de los propósitos

Uno de los grandes argumentos del paradigma deísta, y un tema muy tratado por la filosofía desde tiempos muy antiguos, es el del "propósito de la existencia". No tengo pretensiones de rebatir aquí posturas de grandes maestros ni de exponer una historia de la teleología. Simplemente, pretendo exponer un punto de vista personal. Personal no quiere decir que no tenga influencias, pero no me detendré a buscarlas o citarlas.
Una pregunta que siempre queda en el aire cuando debato con gente de creencias deístas es: "¿Entonces, según el ateísmo, estamos aquí para nada?" "¿Nuestra existencia no tiene ningún propósito?" "Eso es imposible", dicen.

Creo firmemente que la necesidad de un "propósito" es meramente psicológica. Nuestra estructura de llevar a cabo las acciones y proyectos, que aparentemente siempre tienen un "para qué" nos hace pensar que no podemos estar aquí "a causa de nada" y, además, "para nada".

En primer lugar debo aclarar que como ateísta que soy, no creo que estemos aquí "a causa de nada". Ni más faltaba. La diferencia está en que creo que las causas fueron múltiples, complejas y caóticas. Propósitos, a lo mejor los hubo en determinados puntos de la evolución, pero un "propósito general", un "objetivo general" a la usanza de las tesis de investigación o de los proyectos humanos, eso no existe. Además me gustaría que alguien me dijera más o menos cuál podría ser un "objetivo de la existencia", sin que éste constituya una generalización y por lo tanto, limitación de lo que podemos ser o hacer. La mayoría no se atrevería a contestar esta pregunta, mientras se limitan a decir que dicho propósito "hay que descubrirlo" o que "no podemos saberlo, y sólo dios sabe lo que hace".

Si somos producto de causas múltiples, nosotros mismos constituimos una causa, cada uno de nosotros, nosotros cuando nos unimos, y nosotros como especie. Pero la manera como afectamos nuestro entorno, y los propósitos que nos trazamos adrede son tan múltiples y complejos que casi siempre se nos escapan de la voluntad. Como especie somos causantes de muchas cosas, pero casi nunca nos ponemos de acuerdo en algún propósito. ¿Hemos logrado alguno? Podría decirse que uno que otro, por citar un ejemplo, la erradicación de la viruela. Ahora podemos decir que somos capaces de ponernos de acuerdo en algo, aunque no lo demostremos con mucha frecuencia.

Si de "objetivos generales" vamos a hablar, podemos poner como ejemplo al individuo. ¿Podrías decir que toda tu vida, todas las acciones de tu vida, todas las decisiones que has tomado, responden a un solo propósito general? No sé si tú puedes, pero yo no. Nuestra personalidad es compleja, y nuestras acciones responden a tan diversos factores que creo que esto es imposible de concebir. A menos que hablemos de un "objetivo" genérico como "alabar al señor" o "cumplir con el plan de dios", que dicho sea de paso, nadie parece conocer o ponerse de acuerdo en cuál es, y más bien parece ser una excusa barata para que cada quien y cada religión cumpla con sus propios "objetivos", bien concebidos aquí en el plano terrenal.

Si el universo entero tuviera un objetivo, no sería él tan creativo y a la vez tan destructivo. Para qué tendría necesidad de estar transformando su energía tan constante y violentamente. Para qué habría la necesidad de que estructuras tan vulnerables como nosotros llegasen a existir. No hay un para qué. Y quienes insisten en que lo hay, siempre recurren a cosas cuya existencia no está sabida. Entonces dónde está la fuerza de ese "para qué".

La creación casi nunca tiene un objetivo preciso. Todo el que sea creador lo sabe. Todo el que estudie la evolución de los seres vivos lo sabe. La creación es espontánea, desenfrenada, y el material que se descarta siempre supera al que llega a trascender. La supervivencia es una manera de trascendencia. Seguimos existiendo, causando, dejando huellas y perpetrando nuestro material genético. Y precisamente, debemos tener cuidado de no seguir trascendiendo, de no seguir creando frenéticamente.

A veces no sé a qué teme más la gente, si a no tener propósito, o a tener que cargar con la responsabilidad de que son ellos mismos quienes crean sus propósitos. Porque eso es lo que yo creo. Los propósitos de la existencia existen, pero es quien existe el que los decide y ejecuta las acciones pertinentes para llevarlos a cabo.

Otro peso difícil de soportar es la cantidad increíble de acciones que realizamos y de pensamientos que tenemos que no parecen tener propósito alguno. Pero es que como dije, somos creadores frenéticos, tales como el universo del que somos parte. El problema está en que intentamos convencernos de que todo es intrínsecamente pragmático. Yo más bien me regodeo en las inutilidades. Ellas son las que más me llenan.

Imagen: Full Circle Quirk

--
Recibe las entradas en tu correo electrónico:
Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

sábado, 1 de diciembre de 2012

El efecto aguinaldo

La época navideña es muy particular. A mi me gusta mucho. Ya sé, soy atea. Pero no voy a detenerme mucho en el hecho de que el origen de la Navidad no es precisamente cristiano. De eso ya han hablado muchos blogueros por ahí, y seguramente, este año otros tantos hablarán. Igual en su origen perteneció a alguna religión, pero una más conectada con los ciclos de la naturaleza, eso se los puedo asegurar.

Hay quienes dicen que muchas costumbres navideñas del hogar nacieron seguramente porque en Europa en esta época comienza el invierno, y la gente se ve obligada a encerrarse en sus casas debido al clima inclemente. Lo irónico es que las celebraciones navideñas se caracterizan por una gran alegría, y un aire festivo, justificado en la Navidad cristiana por el nacimiento del Mesías.

¿Qué me gusta de la Navidad? En primer lugar la comida. En diciembre se preparan cosas que en el resto del año no. Nada mejor que las hallacas (típicas de Venezuela), el pernil, el pan de jamón, la torta negra y el ponche crema. Luego están las reuniones familiares, que para mi particularmente son gratas. También están los regalos, aunque a uno ya de adulto no le dan muchos. Y está la alegría de recibir un nuevo año. Ese es mi ritual favorito, el del 31 de diciembre. Simplemente la celebración de otra vuelta alrededor del Sol.

Para nosotros los músicos esta es una época de mucho trabajo. Muchas fiestas, muchas misas, muchos conciertos navideños, muchos conciertos de cierre de año, en Maracaibo las fiestas patronales van ahí pegadas, y no sé por qué, muchos matrimonios. Pero no vengo a hablar de dinero, ni de consumismo, aunque a las remuneraciones especiales decembrinas también se las llame "aguinaldos".

En toda mi carrera he estado muy ligada al mundo coral. Canté en tres coros cuando era estudiante. Hoy día soy estudiante de canto, y mi trabajo consiste en acompañar coros con el piano. Los cantantes, como me conocen, y saben que yo también canto, me contratan mucho. Y por estas fechas (desde septiembre, en realidad) el repertorio comienza a pintarse de Navidad. Se montan aguinaldos y villancicos, con cuatro y tambora, y todos hemos hecho conciertos con gorrito de Navidad.

La música navideña me encanta, no sólo los aguinaldos, sino también las gaitas que aquí se escuchan solo en estas fechas. Pero esta música tiene un efecto muy particular. Desde que se empieza a ensayar este repertorio, y siempre sucede, todo el mundo se pone como hiperactivo.

La alegría, el ritmo, las letras, o no sé qué, hacen que los cantantes y músicos siempre salgan del ensayo con mucha energía y todos risueños. No importa cuántos años seguidos hayas cantado "Niño lindo", "Al llegar aquí" o "Espléndida noche", uno nunca se cansa de cantarlas o tocarlas, y el público nunca se cansa de escucharlas. Y los coros de niños, ni les cuento. Ellos que normalmente son hiperactivos, con los aguinaldos se ponen peores. Nada mejor que un concierto de música navideña, pues al público también le encantan los aguinaldos y siempre festejan junto a nosotros-

Por eso disfruto mucho esta época llena de muchos aguinaldos, tiene su propio encanto y una energía muy especial, que por supuesto, se la da la gente con sus costumbres y quehaceres.

Les regalo una lista de reproducción de aguinaldos, pero les digo, ellos son más placenteros en vivo, y nada más con tambora y cuatro.



--
Recibe las entradas en tu correo electrónico:
Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

jueves, 29 de noviembre de 2012

Cuando leía a Coelho

En general soy una persona difícil para la narrativa. No leo muchos libros de este tipo. En este aspecto hubo un hito, que fue Borges. Después de Ficciones, soy todavía más difícil. Me gusta la narrativa densa y filosófica. Me gusta que se dé aires de realidad, y sin embargo no soy muy amiga de la ciencia ficción. Eso lo prefiero en el cine. Además de eso, suelo preferir otra clase de literatura, más especializada, y si las áreas del conocimiento me son inaccesibles, me voy hacia los buenos divulgadores. Me he aventurado en la filosofía, la política, el psicoanálisis, la economía, las artes (por supuesto) y la ciencia, Una vez tuve que dejar un libro por la cantidad de fórmulas matemáticas complejas que contenía, pero lo tengo pendiente. Opino del escritor carioca lo que muchos: que su literatura es poco profunda y bastante comercial, y la clasificaría en el renglón "autoayuda"; ese oscuro renglón que particularmente no me interesa. Más bien, mientras más me enrede la cabeza un libro (eso sí, sin disparates), ¡pues mejor! Soy un poco masoquista. Pero a mucha gente le gustan sus historias, tampoco los voy a criticar.

No leí a Paulo Coelho por sus libros. De hecho en mi casa hay varios, y no me han despertado la inquietud suficiente para ojearlos. Cuando lo leía no poseía tanta fama. Serían los años 2001 o 2002, y en mi casa se compraba todos los domingos el periódico El Nacional. En el encarte dominical, no me perdía en las primeras páginas las anécdotas de Rafael Osío Cabrices, y al final, la sección de Coelho. Ignoro si todavía salen. Esas eran como las pequeñas piezas con las que me entretenía todos los domingos, que en ese entonces solían ser días de mucho calor, y como estaba aún en el colegio, días de nada que hacer. La existencia transcurría entre mirar las ventanas, comer, dibujar, leer el periódico y ver si había algo admisible (o ni tanto) en la televisión.

De las historias de Coelho hay dos que siempre recuerdo. Una hablaba sobre la memoria. Otra sobre los amores imposibles. Las recuerdo obviamente con poca literalidad.

La primera de ellas hablaba de algún personaje de dotes espirituales (un monje o algo), al que le preguntaron si recordaba todas las enseñanzas, anécdotas, lecturas y experiencias que había tenido en su vida. A lo que él respondió que el aprendizaje era semejante a lavarse las manos: el agua pasaba por ellas y las limpiaba, sin embargo no se quedaba ahí. Las enseñanzas son como el agua, que lava nuestra alma, y aunque no las recordemos, hicieron su trabajo.

He conocido gente, que hasta me parece loable, que guarda en su cabeza cantidades increíbles de información. Es como si supieran de todo. Yo por mi parte, he leído de todo, pero casi nunca recuerdo datos o nombres específicos. Los detalles se me van de la cabeza. Sin embargo, la comprensión queda. A lo mejor se trata de dos tipos diferentes de memoria. La mía es bastante sintética. Y nunca he pensado que aprender ninguna cosa sea perder el tiempo, cosa que piensa la gente con mucha frecuencia. Todo lo que aprendemos, no solamente tiene utilidad práctica, sino que alimenta el pensamiento como tal, nos enriquece como personas, y sea lo que sea a lo que nos dediquemos, enriquece nuestro trabajo.

La otra historia hablaba de una mariposa, enamorada de una estrella, a la que todas las demás criticaban por no estar enamorada de los faroles como todas las demás, y se burlaban de ella porque la estrella era inalcanzable. Al final, se quedaban embelesadas en los faroles, mientras nuestra protagonista volaba altísimo todos los días tratando de alcanzar la estrella. Nunca la alcanzó. Pero gracias a sus vuelos vio paisajes insospechados, y admiró el mundo desde una perspectiva en que ninguna mariposa lo había visto jamás.

Ya sé, es un poco idealista. Sin embargo, muy cierta. Hay dos rasgos que vinieron en mi persona, y que aún no concluyo si son una buena combinación. Soy un poco obsesiva, y soy muy imaginativa. Así que sí, los imposibles abundan en mi vida. Mucha gente ve algo medianamente complicado o difícil, y prefieren sencillamente desistir por las buenas que arriesgarse a sufrir. Esa, no soy yo. Y es por eso a lo mejor que esta historia la recuerdo con tanto cariño. Tengan en consideración que la leí cuando tenía como 16 años. También tengan en consideración que los amores imposibles no siempre son personas. Y ya desde ese entonces yo era como soy, y aparentemente seguiré siendo.

Toda la historia de la humanidad está plagada de amores imposibles. De ideas e ideales, que han movido a los seres humanos, y que finalmente les han dado una posibilidad impresionante de trascendencia. El ejemplo de la estrella es muy acertado, porque puede ser hasta literal. Todavía hoy la humanidad mira las estrellas con pasión, y se pregunta cuándo podrá llegar a ellas. Y hay que admitir que hemos llegado lejos. Aunque no a las estrellas, y personalmente, solamente a la Luna. Aquí cabe la famosa cita de que la utopía sirve para caminar, esa que se han adueñado un poco los izquierdistas. Y es que les puedo decir, que hasta mis amores platónicos me han renovado. Nunca los amé, pero eso no importa. No soy tan orgullosa como para no admitirlo; mi interés en ciertas personas muchas veces cambió el rumbo de mi vida. De algunos hablé, otros me los guardé. Y estoy segura de que habrán más.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

De la obscenidad de la panza

El cuerpo humano siempre ha sido el objeto principal de censuras. Nuestras propias partes nos parecen tentadoras, vergonzosas, vulgares o grotescas. Sea cual sea la razón, los sentimientos poderosos de atracción o rechazo que nuestro cuerpo desnudo produce hacen que aún, hoy en día, la desnudez completa sea censurada en general.

A lo mejor esto se debe en principio a la falta de costumbre de ver nuestros cuerpos. En primer lugar, y por el mismo pudor inculcado que tenemos, andamos todos vestidos, por lo cual nos resulta chocante ver el cuerpo de otro, o nos resulta la cosa más esperada con respecto a aquéllos que nos atraen sexualmente.

La censura ha ido suavizándose con el tiempo, pareciendo que cada día podemos mostrar más sin ser obscenos. Básicamente lo que sobrevive es la censura de los órganos sexuales, y en el caso del cuerpo femenino, de las mamas. La falta de ver estas partes hace que todos busquemos de una u otra forma, ver finalmente cómo lucen, al menos en el sexo opuesto. Y no hablo necesariamente de heterosexualidad. Simplemente las de nuestro sexo, las llevamos nosotros mismos. (Esta curiosidad le ha dado muchas, pero muchas visitas a mi post de las tetas).

Sin embargo, aunque hoy se nos muestre mucho, se nos muestra muy artificioso. Los cuerpos que se nos exhiben normalmente están muy bien cuidados, son de gente joven y atractiva, muchas veces están operados, y en el caso de las fotografías, están muy bien retocados. Pocas veces se nos enseña la desnudez como es en realidad, y como es la de la mayoría de los mortales. Nuestra desnudez no es bonita ni fea. Eso es relativo. Pero simplemente es obscena. Está prohibida.

June. Anthony Ackrill

Hoy en día sucede un fenómeno muy curioso. Con esto de los "cuerpos perfectos" es más común ver una teta que una panza. Sí, una barriga, una panza. No hablo de abdómenes tonificados ni de "six packs". Hablo de panzas. Como las que tenemos la mayoría de los seres humanos.

No hay cosa más criticada por ejemplo, que una mujer que no esté delgada (no tiene que ser obesa), ande por ahí con franelas cortas. Qué horror, se le ve la panza. Es más, que anduviera con un escote pronunciado sería mucho más aceptable. Ustedes saben, le realza sus atributos.

Mucho cuidado con esos pantalones que te "marcan el caucho". Nada más horrible. No te sientes encorvado, que se te marca la panza. No bebas mucha cerveza, hace salir aquella panza.

Hay un fenómeno que he visto en ciertas madres (un poco plásticas) de hoy en día, que me parece particularmente preocupante. El cuerpo de los niños y niñas tiene naturalmente una pancita curvilínea y algo pronunciada, si la comparamos con la de un adulto delgado. Pero estas madres le dicen a sus niñas desde pequeñas que están gordas, porque tienen "esa panza". Qué barbaridad. Y las pobres criaturas teniendo una visión distorsionada de sí mismas desde pequeñitas.

Ya sé que la grasa abdominal es la más peligrosa y bla, bla, bla. Pero ¿ustedes saben el trabajo físico que hay que hacer para no tener panza? Créanme, es mucho. Así que para ser saludable no hay que tener tampoco el abdomen "perfecto". 

Por último quiero hacer una mención especial de un personaje, que día a día hace mucho por disminuir la censura de la panza. Es un tuitero famoso de mi tierra, conocido por su nombre artístico: @maracuchos. Una de las cosas que le han hecho famoso son sus avatares, caracterizados por ser una obra pictórica, alusiva a algún tema de actualidad, hechas en su panza. Nadie le ha visto la cara. Todos vemos su panza.

No es tan malo tener una panza. Trabaja por estar saludable. Date tus gustos. Sé realista, ama tu cuerpo, y enorgullécete un poquito de ella.

--
Recibe las entradas en tu correo electrónico:
Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

martes, 27 de noviembre de 2012

La inspiración no existe

Escena del film "Amadeus". Mozart, quien vivió apenas 35 años, fue uno de los compositores más prolíficos de la música occidental.



Uno de los aspectos más inquietantes del arte es el acto creativo como tal, el ingenio, la creación de algo nuevo, que aparentemente proviene de la nada. La frase que titula este artículo no es mía. Debería escribirla entre comillas: "la inspiración no existe". Quien la repetía una y otra vez era uno de mis más grandes maestros, el compositor Franklin Pire.

Les diré la verdad, no creo del todo en ella. Pero todo depende del significado que atribuyamos al término "inspiración". El significado que atribuimos normalmente a esta palabra, puede ser bien ilustrado por la tercera definición que nos da el Diccionario de la Real Academia Española:

Efecto de sentir el escritor, el orador o el artista el singular y eficaz estímulo que le hace producir espontáneamente y como sin esfuerzo.

Las demás definiciones son tipo acción y efecto de, y nos aparece otra donde participa un tal dios, así que no les daremos importancia.

Así pues, la inspiración es un arrebato de espontaneidad que aparentemente posee al artista en momentos determinados, y le llevan al acto creativo. Creo que esto no es un sentimiento exclusivo de las artes. Cualquier idea repentina, nueva y aparentemente brillante es movida más o menos por el mismo sentimiento, sea que se dé en el ámbito de las artes, de la ciencia y la tecnología o del diseño. Solemos creer que de pronto se nos prende un bombillo en la cabeza, y así sin más comenzamos a crear.

A lo mejor las primeras veces que creamos sucede algo así. Pero quien es un creador constante no puede depender de un arrebato repentino para poder trabajar. Así que, como decía mi maestro, debemos aprender que la inspiración no existe, la creación es una cuestión de disciplina.

Lo que siempre me ha movido en mi profesión, es la posibilidad de crear, de decir cosas nuevas, o decir las mismas cosas de maneras nuevas. Quizás es un poco insensato escribir esto, cuando mi música aún no suena. Pero yo creo en ella, y por ella hago miles de cosas de las que hago todos los días. Mi maestro me decía: "si quieres ser compositora, tienes que escribir todos los días, así sean 2 ó 3 compases, no importa, pero siéntate todos los días a escribir." Es algo que hasta el sol de hoy no cumplo así como todos los días.

Las ideas rondan todo el tiempo en mi cabeza. Mi imaginación es increíble, no me quejo de eso. Pero imaginar no es crear; es necesario realizar un acto de voluntad: si quieres crear, tienes que sentarte a hacerlo. Yo cuando empecé a escribir tenía la particularidad de esperar a que las ideas magníficas llegaran a mi cabeza, y el impulso creativo me dominara de repente, y entonces escribía. Pero hoy sé que si dependo de esto, el material que se produce es sumamente escaso. Hay que escribir todas las ideas, por tontas o repetidas que parezcan, y de la que menos esperes, saldrá una gran obra, o será la que más guste a tus lectores o espectadores. No importa cuánto material deseches al final.

Una experiencia muy interesante por ejemplo, es tener una idea en un lugar y un momento inesperados, y escribir en lo primero que tengas a mano: en la última página de un cuaderno, en la página que nunca usaste de la agenda, en una hoja que tuviste que pedir prestada, y hoy en día, pues está tu celular. Yo lo he hecho muchas veces, puesto que me he dado cuenta que si espero hasta después, las ideas se escapan. Luego cuando reviso lo que escribí, a veces me gusta, a veces no. A veces lo transcribo a un lugar mejor y más seguro, y a veces simplemente lo desecho, o lo dejo allí.

En un principio comentaba que no me convencía del todo la afirmación que titula este artículo. Pero es porque hay otras maneras de ver la "inspiración". Específicamente dos maneras. Pero probablemente esté empleando mal el término.

En primer lugar, creo que la inspiración, como capacidad de generar ideas todo el tiempo, es algo que puede buscarse. Y la única manera de hacerlo es alimentándose de lo que hacen los demás, sea en tu área o en otras áreas. Tienes que leer mucho, estar informado, escuchar música, ver arte, conocer gente, buscar nuevas experiencias, y si es posible, viajar. De todas esas cosas se aprende mucho, se sacan ideas, y mientras más te alimentes, más ideas tendrás para entrecruzar y sacar combinaciones impresionantes. Muchos de los posts de este blog (uno de mis más grandes trabajos creativos), son sacados de noticias o de opiniones de otros que he querido contrariar o reforzar con mi propia perspectiva. A veces uno se obsesiona con la originalidad, pero la originalidad absoluta no existe (eso merecería otro artículo completo).

En segundo lugar, la inspiración como conmoción repentina que nos produce algo o alguien, es algo que definitivamente existe. Hay cosas, experiencias y personas a las que puedo dedicar mil escritos, poemas o canciones, y no me agotaré. Pero esto es algo que no podemos controlar, y que, mientras más nos alimentemos, con más frecuencia encontraremos. Si no lees libros ¿cómo esperas que alguno te abra la mente?; si no conoces lugares ¿cómo esperas que alguno te impresione?; si no conoces gente ¿cómo esperas enamorarte de vez en cuando?

En definitiva, las musas no son algo externo. Ellas están en tu mente. Y mientras mejor alimentada esté tu mente, más creativas serán tus musas. Y hay que entender que la creación es un acto práctico, más que teórico. Hay que concretar las ideas, y publicarlas. Y eso es algo que hoy, más que nunca, está al alcance de todos. Hay que deshacerse de ellas, y así dar paso a lo que vendrá después.
--

Les dejo un pequeño escrito que publicó hace poco Yael Farache (autora del blog Acapulco70) sobre la creatividad, y que me gustó mucho. Lo pueden leer haciendo clic aquí.

--
Recibe las entradas en tu correo electrónico:
Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

jueves, 15 de noviembre de 2012

A solas con él


Me imagino que todos, sea cual sea el oficio que ejerzamos, hablamos solos de vez en cuando, nos encontramos en medio de trabas trabajando solos, y decimos maldiciones solos.

Recuerdo que cuando empecé mi carrera, solía decir que la música es una de las artes más sociales: cuando se hace, cuando se suena, casi siempre se hace en grupo. Dependemos los unos de los otros para construir tejidos y sonoridades en pleno momento. Ensayamos, despotricamos del otro, y en oportunidades encontramos una divina sincronización, exclusivamente musical, pues a veces ni amigos llegamos a ser.

Pero en el meollo de tocar un instrumento, la verdad es que la mayor parte del trabajo la hace uno solo. A solas con ese objeto con el que debemos construir una relación: el instrumento. Esta relación es muchas veces ambivalente, de amor-odio, de oscilación entre el amor que tenemos a la belleza y las maravillas que somos capaces de lograr, y el odio por las limitaciones siempre existentes, y por la obligación del entrenamiento permanente, en el cual tenemos que hacer cosas que son eso, entrenamiento y nada más.

Me causa gracia cuando me hallo hablando sola con el piano, gritándole a mis dedos, o halándome los pelos porque alguna cosa no me sale.

Si hay algo que nos saca de quicio con mucha frecuencia es lograr la coordinación necesaria en determinados pasajes. Todo el tiempo estamos intentando lograr una sincronización mano derecha - mano izquierda - dedos entre sí - cuerpo - ojo - oído, cuyo equilibrio es tan sutil que solo años de repetición y práctica logran más o menos algo bien hecho.

Hay momentos que son dignos de quedar con tics nerviosos. A cada rato nos vemos en la obligación de inventar metodologías diversas para lograr determinados pasajes. Cambiar el ritmo, hacer polirritmias con las manos, cantar y tocar, cambiar las articulaciones y acentos, etcétera; convirtiéndonos en dignos maestros de nosotros mismos. Tenemos que ser capaces de lograr eso, por obligación, y a solas, para poder resolver nuestros propios problemas ante cada nueva obra que queramos o tengamos que llevar a cabo.

Quise escribir esto, porque a veces me siento como fastidiosa cuando publico cosas como ésta:



Creo que a nadie le interesan, y muchos ni entenderán, pero bueno, Twitter es un poco para hablar solo.


Y pensar que cuando ensayo con otros, ellos no tienen ni idea, ni yo de lo que han pasado ellos. Y el público mucho menos.

--
Recibe las entradas en tu correo electrónico:
Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

viernes, 9 de noviembre de 2012

Con esta mentalidad, ¿cuál laicidad?


Navegando hace pocos días en la red social Facebook, me topé con una publicación, que decía que a algún "amigo" mío "le gustaba" la imagen puesta acá arriba. Como ven, parece tratarse de una captura de pantalla de algún smartphone, comparando dos tweets de los actuales candidatos principales a la Gobernación del Estado Zulia para las elecciones del próximo diciembre.

No me molesté en lo absoluto en verificar si los tweets son certeros o no, la verdad la imagen la vi hace varios días. No los busqué porque lo que me interesa no son los tweets como tal. Lo que "supuestamente" dicen, no sería de extrañar de ninguno de los candidatos, el primero, representando al movimiento opositor, y refieriéndose (como la gran mayoría de los políticos de acá y para agradar al pueblo mayoritariamente católico) a un importante acto religioso que se celebraba por esos días: la bajada de la Virgen de Chiquinquirá, uno de los actos culturales que anteceden a las fiestas patronales de la región. Por el otro lado está el candidato chavista que, según parece, realizó una descalificación indirecta al otro, cosa que, como sabemos, es el pan nuestro de cada día del discurso oficialista.

Como dije, da igual para este post si los tweets efectivamente fueron publicados, y lo aclaro, debido a que algunos comentaristas dijeron que Arias Cárdenas no había publicado semejante cosa. Y les digo, por mí, si ambos tweets son ciertos, yo apoyo al segundo. ¿Ven por donde vengo?

Lo que me llamó la atención de la publicación fueron los comentarios. La captura fue subida por una persona de tendencia claramente opositora, llamando la atención sobre que supuestamente el candidato oficialista no quiere al pueblo zuliano, por estar publicando semejantes barbaridades sobre la bajada de la Virgen.

Por supuesto, la cadena de comentarios halagaban a Pablo Pérez por ser un hombre "devoto", y criticaban a Arias por lo que publicó. Había escasos comentarios de chavistas que defendían a Arias diciendo que el tweet no fue publicado nunca; y que el señor es bien devoto, solo que estaba trabajando duro en tantos problemas que nos aquejan en la región. 

Pero NADIE nunca objetó que la religión no es problema de los políticos que nos representan, ni mucho menos.

Todos sabemos que el oficialismo también se sirve de la religión para llegar "al corazón" de su pueblo. Varias entradas he escrito sobre ello.

Lo que me entristece es comprobar que la mentalidad de la gente en este país dista mucho de querer un Estado laico, y que, por el contrario, han demostrado ser muy capaces de descalificar figuras públicas por su tendencia religiosa. ¿Estado laico? Hay que empezar por informar a la gente de qué se trata esa cosa, y por qué garantiza el estado de derecho. Pero mientras se sigan publicando estas cosas, seguiré pensando que no hay esperanzas de que el tal "laicismo" que está consagrado en nuestra Constitución se cumpla a cabalidad.

--
Recibe las entradas en tu correo electrónico:
Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

domingo, 28 de octubre de 2012

El éxodo católico en LUZ Periódico

Saludos a todos. A principios de este año, se publicó en este blog una entrevista hecha a mi persona, la cual forma parte de una serie hecha por Enmanuel Villalobos sobre el abandono de la religión católica.

No redundaré en los detalles, en el post original pueden leerlos todos y tener acceso a la entrevista transcrita, en audio, y un micro en video; así como al blog del autor.

Simplemente quería dar a conocer que hoy salió una página de la publicación LUZ Periódico (perteneciente a La Universidad del Zulia) dedicada a ello, en la cual se incluyen breves resúmenes de las personas entrevistadas. Para descargar la publicación en PDF, disponible en su página web, pueden hacer clic aquí; visualizar el artículo aquí o pueden buscarla como encarte en la edición del Diario La Verdad que circula hoy.

Quiero expresar mis agradecimientos de nuevo a Enmanuel por concederme esta oportunidad, y felicitarle por su iniciativa periodística. Cualquier espacio de diálogo que se abra en torno al tema religioso es bienvenido, y en definitiva alimenta la tolerancia y el respeto, así como el aprendizaje mutuo, que es lo que tanto nos hace falta.

--
Recibe las entradas en tu correo electrónico:
Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

martes, 11 de septiembre de 2012

Existencia nauseabunda

Retomando la onda de la lectura que descuidé un poco en estas vacaciones, pretendo escribir algo sobre el libro que me ha tenido sumida durante casi un mes. Quizás más por inconstancia que por otra cosa. Se trata de La Náusea de Jean Paul Sartre.

Sartre despertó mi curiosidad hace poco tiempo. Sin embargo, el existencialismo ha pasado a ser una de los movimientos filosóficos más importantes en mi pensamiento personal. Uno siente esa "química" de repente. La premisa fundamental de que "la existencia precede a la esencia", constituye para mi persona una especie de hito, y con él se borra toda necesidad de teleología alguna, esa molesta cosa de la que siempre había querido desembarazarme por completo. No queda entonces nada más que existir, y construirnos a través de esa existencia.

Pero la existencia puede ser muy tortuosa. Y todos los que existimos lo sabemos. El primer texto de Sartre que me recomendaron fue esta novela. A pesar de ser una historia ficticia, a través de su narración nos hunde en esa sensación que sentimos más veces de las que quisiéramos, ese hastío de existir.

Considero que no tengo nada importante que decir o criticar del texto. Solo diré que a ratos me hace ponerme existencialista. Su discurso me ha contagiado el pensamiento, y muchas de sus reflexiones me han impresionado.

Una de ellas es la reflexión en torno al presente. El presente es lo único que existe. Cualquier vista del tiempo hacia el pasado o hacia el futuro resulta una falacia. Recordar o fantasear son dos cosas que en nada se parecen al presente, a la existencia. Las cosas pasan en un sentido, y cuando las contamos o fantaseamos sobre ellas ya sabemos el final, por lo cual nunca son iguales a como son vividas. Recuerdo que hablaba de algo parecido en el post Metáforas que favorecen al deísmo, y eso me impresionó. Planteaba que la gente siempre comete el error de pensar que la forma cómo son las cosas es la única forma posible, y se olvidan de qué fue primero y qué después, cayendo en el error del determinismo absoluto. La vida en retrospectiva parece mucho más interesante, pero la realidad, es que es lenta y a veces tortuosa.

Otro aspecto que me ha llamado la atención de este libro es el discurso sobre la música. Esa idea de que la música es lo único que se regocija en su muerte, la música necesita morir. A veces pienso que yo era existencialista desde antes de leer a Sartre.

Esta reseña habrá de parecerles un poco personalista. Pero no hallo otra manera de existir, sino desde mí misma. Y creo que ya no tengo más nada que decir. Si quieren saber más sobre el texto, mejor búsquenlo, y existan junto a él.

--
Visualizar más del tag vacaciones libreras.

--
Recibe las entradas en tu correo electrónico:
Enter your email address:

Delivered by FeedBurner
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...