domingo, 8 de junio de 2014

Venezuela, no te (re)conozco

Ayer por la mañana me desperté con la "depre" alborotada. Ese estado de ánimo en el cual nuestra realidad nos hace caer constantemente, un círculo vicioso de pesimismo, desesperanza e inacción, que pueden enloquecer a cualquiera. Había encontrado una noticia en la que un señor de más de 50 años había muerto de un infarto en una cola para comprar productos de la cesta básica. Luego de pararse de madrugada, haber ido hasta el lugar, esperar por un número que supuestamente aún no le daban, y hacer cola en medio del calor veraniego, sumado a su quizás mal estado de salud, llevaron a su cuerpo a no aguantar más.

Estas situaciones por las que pasamos todos los días los venezolanos, que son infrahumanas, y que NO acepto ni justifico bajo ninguna circunstancia: colas para comprar alimentos y productos de primera necesidad, colas para surtir combustible, robos y asaltos constantes, asesinatos de seres allegados, una inflación enferma que hace que tu trabajo cada día valga menos, un transporte y urbanismo deficientes, fallas constantes y sin aviso de la electricidad, todo esto con los discursos políticos apasionados,etc.; hacen que nuestro entorno sea un lugar insalubre a nivel físico, mental y emocional.

Todo esto lo expresé por Twitter en palabras más o menos similares, y concluí con una frase un poco osada, un poco radical, si se quiere:


A esto recibí una respuesta, que me extrañó que fuese una sola, pero me pareció interesante: "Se nota que no conoces nuestro país".

Conocer es un término que puedo tomar de dos maneras. La primera como que no he "paseado" suficiente a Venezuela. La segunda como que, sin importar lo que lo haya paseado, no me he dado a la tarea de conocer, de sensibilizarme ante él, de ver en sus virtudes, como para andar diciendo semejante cosa. Mi interés no es entrar en polémica, no es entrar en un hilo largo de discusión sin fin, sino simplemente afirmar que lamentablemente, sí conozco a Venezuela, en cualquiera de los dos sentidos.

Venezuela no solamente es el país donde nací, y prácticamente el único espacio que conozco. Venezuela soy yo y me duele. ¿He paseado Venezuela? A lo mejor no lo suficiente. Desgraciadamente no conozco Auyantepuy, la Gran Sabana o el Salto Ángel. Pero no creo que eso me haga mala conocedora de Venezuela. De haber hecho presencia, conozco Maracaibo, mi ciudad natal y donde he pasado prácticamente toda mi vida, y ampliamente el estado Zulia. Las ciudades de la Costa Oriental, alguna vez di pasos por el Sur del Lago, y he ido con frecuencia a las islas de Zapara y San Carlos, pasando por El Moján. Conozco el estado Falcón, Coro, Punto Fijo y las playas de la Península de Paraguaná: Buchuaco, Adícora, El Supí, Piedras Negras, y cada vez que voy me bajo en los Médanos y me tomo fotos. Conozco de pocas visitas a Barquisimeto y Valencia, y hasta hice un taller en Nirgua. Fui a la Isla de Margarita y también a Caracas. Viví tres años en el estado Mérida, en La Azulita, en el campo, y conocí por supuesto Mérida, los pueblos de la carretera andina y El Vigía. Como buena maracucha conozco La Puerta, Trujillo y Valera.

Ahora ¿de qué me sirve decir todos los lugares de Venezuela donde he estado? Usted bien podría decir que no he sentido a Venezuela. Pero sí la siento, y mucho. De hecho la conozco, lo malo es que ya no la reconozco.

Tanto sufro porque de hecho jamás he soñado con algún otro país. Yo sueño con bienestar, con seguridad, con paz, con laicismo, con oportunidades, con educación, con mis propios sueños, pero ojalá y fuera todo eso en Venezuela. Pero no va a ser. Y sufro porque emocionalmente no sueño con ningún otro lugar. Y aún soy romántica, porque quiero salir de aquí, pero sueño con países latinoamericanos, como para no alejarme demasiado, perdida en esa ilusión tal vez de homogeneidad identitaria del latino; y peor aún sueño con irme y tener algún día muchas ganas de volver.

Yo no solo conozco Venezuela, en sus matices y paisajes. Yo he amado sus espacios. He hecho odas a Maracaibo y a los parajes andinos, que son los lugares donde he vivido. Mi más reciente proyecto discográfico es una oda entera a las montañas azulitenses. Yo suspiro en la belleza del Lago, y quiero estar despierta siempre que paso el Puente. Me inscribí en una Media Maratón sin tener muchas condiciones, solo por el placer de trotar por el Puente. He vivido en zonas de clase media (en muchas, más de las que quisiera), y he trabajado en zonas populares, mayormente con niños. Me gusta presenciar las fiestas populares venezolanas, y reconozco que he presenciado pocas. Me gusta conocer la historia venezolana, sobre todo la de Maracaibo y la de las artes en Maracaibo. En mi canal de YouTube lo único que hay son unos videos de unas charlas de Rafael Rincón González y Víctor Hugo Márquez.

Me gusta la música venezolana, y me molesta que la mayoría de los venezolanos no la conozca. En mi disco hay dos valses y una danza. Soy pianista, y adoro los valses venezolanos. No aprendí a tocar guitarra como complemento, sino cuatro. Soy amante de la gastronomía venezolana, y la única vez que estuve en otro país, este me pareció pobre en cuanto a ello, casi nadie supo ofrecerme platillos tradicionales, mientras aquí yo podría hacer a cualquiera todo un tour gastronómico.

Señor, yo no entiendo a aquéllos que dicen "la patria no existe", "la patria es un apego irracional por un pedazo de tierra", y más bien puedo cantar mil veces "Todos vuelven a la tierra en que nacieron, al embrujo incomparable de su sol...", o canciones que hablen del lago y de la China (aunque soy atea), o de amores en medio de nacientes montañeras o matas de mango.

Pero ¿qué hago yo? En qué puedo convertir eso cada día cuando paso por el supermercado y veo colas infinitas de gente humillada, cuando veo presos políticos, cuando veo que otro joven fue asesinado y que no habrá justicia, cuando veo que todo es imposible para mi y para todos los de mi generación.

No reconozco a Venezuela, y por ello la vi como a un pantano. Si te quedas aquí parado te entristeces y te hundes.



--
Recibe las entradas en tu correo electrónico:
Enter your email address:

Delivered by FeedBurner


5 comentarios:

  1. @vanesaprzc leí el artículo y siento lo mismo por mi país (Colombia) donde vivimos situaciones similares; sumidos en la indiferencia y donde los más desprotegidos son quienes de verdad son los dueños del país, los indigenas de las más de 150 etnias, somos un país en el que ya no sentimos o nos sentimos apenados por ser Colombianos (no me incluyo). Digamos que es un universo de discurso en el que a diario nos duele en el alma ver a nuestra patria y nuestra gente condenada a una muerte lenta y en medio del desasosiego e indiferencia de quienes han nacido en mejores condiciones. Por eso me identifico con lo que mencionan las líneas de su escrito, sabiendo y comentando que aquí hay muchos que no desean ni conocen nuestra cultura, ni siquiera nuestros símbolos patrios. Y los que defienden una causa nacional, atendiendo el clamor del pueblo, son despatriados o desaparecidos, y nadie dice nada.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Vanessa, me sumo a sus sentimientos de negación y creo que más sincero y acertado no se puede ser. Quienes somos y nos sentimos venezolanos de verdad, quienes teniendo aún la posibilidad de abandonar el país, alejarnos y olvidarnos de él, pero que seguimos aquí con la firme convicción que no hay como la tierra en que naciste, ya lamentablemente no reconocemos a Venezuela. De hecho, muchas veces he dicho: "yo nací y me crié en Venezuela pero ahora vivo en un país completamente desconocido para mí". Cuando lo he expresado ha sido cuando ese sentimiento de desconcierto y de negación de la realidad que ven mis ojos no compaginan con el país que me vió nacer y crecer y en donde toda mi experiencia de vida me delata como venezolano típico.

    Ahora, este país extraño me entristece, me da pena. Lamento ver a miles de jóvenes sin posibilidad de crear un proyecto de vida, el ver que mis hijos no tendrán posibilidades de vivir en paz ni dignamente aquí en Venezuela, por mucho que se esfuercen en ser excelentes, por mucho que sean buenos ciudadanos, por mucho que abran sus corazones a diferentes formas de pensar, de creer, de obrar. Ya eso no los hará felices en esta patria, si se permite llamar aún así a este compendio de tierra y gente.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...